A unos días de que concluya el periodo de la LXIII Legislatura, se informó al interior del recinto legislativo que ya fueron basificados 34 trabajadores. 

Cabe recordar que, al inicio de la presente legislatura, algunos congresistas asumieron dos compromisos importantes, el primero fue derribar los muros que impiden el acceso a la ciudadanía a las oficinas de los diputados y el asegundo era no crear más plazas para el sindicato.   

Se presume que son varios los diputados que están involucrados en estas malas prácticas que al final generarán problemas para la nueva administración y que además esto repercutirá en las finanzas del Poder Legislativo.  

Se sabe que los beneficiados recibirán los salarios más altos; algunos de los diputados gandallas son Víctor Báez López y José Luis Garrido Cruz.