Se presume que, por depresión, un recluso se quitó la vida al interior de una celda del Centro de Reinserción Social (CERESO) de la Loma Xicoténcatl en la ciudad capital. 
El ahora occiso respondía al nombre de Rolando N y tenia aproximadamente 35 años de edad. Habría utilizado una sábana para quitarse la vida.

Personal de la Procuraduría General de Justicia del Estado realizó las pesquisas correspondientes y procedieron al levantamiento del cadáver. 

Serán las autoridades correspondientes quienes determinen las verdaderas causas del fallecimiento, aunque se presume que había caído en un cuadro de depresión.