El hombre tomó pastillas como parte de su tratamiento contra la depresión y pensaron que se suicidó

Gonzalo “N”, es un presidiario español que fue dado por muerto por 3 doctores, situación que ocurrió en la costa septentrional de España.

Trascendió que funcionarios del Centro Penitenciario de Villabona lo encontraron en su celda inmóvil, inconsciente, con baja temperatura corporal y sin señales de respiración.

El preso de 29 años, fue examinado primero por 2 especialistas del Servicio Médico del Centro Penitenciario, quienes certificaron su muerte. El Juzgado de Instrucción número 1 de Oviedo y la Comisión Judicial, acudieron al sitio para el levantamiento del cadáver y también autorizaron su traslado.

Tras colocar el cuerpo inerte en una bolsa de plástico, fue llevado en un vehículo de la Funeraria Santa Teresa al Instituto de Medicina Legal de Asturias y lo prepararon para la autopsia correspondiente.

Justo cuando iba a ser colocado en la mesa, Gonzalo comenzó a emitir ronquidos, gruñidos y a moverse; al abrir la bolsa, el personal del lugar se sorprendió al ver que estaba consciente y con graves dificultades para respirar.

Posteriormente, fue trasladado al Hospital Universitario Central de Asturias, donde fue atendido durante de 10 días para contrarrestar los efectos de las pastillas que se había tomado. El preso se encontraba combatiendo una larga batalla contra la depresión; es por esto, que los funcionarios del centro penitenciario asumieron que se suicidó