En la etapa más difícil de la pandemia sacerdotes falsos identificados en Puebla y Tlaxcala intensificaron su trabajo ante las necesidades religiosas de fieles que enfrentaron muertes y casos de familiares enfermos. 

 
De acuerdo a información consultada sobre denuncias hechas en redes sociales, se detectó la presencia de Roberto Rojas Pozos quien supuestamente celebra ceremonias sin haberse ordenado como servidor católico.  
 
Otro es Ramón David González quien se identifica como sacerdote, pero la Diócesis no lo reconoce como tal; también esta enlistado Genaro Hernández.  
 
Se presume que la mayor parte de los curas falsos utilizan credenciales apócrifas y tarjetas de presentación que son distribuidas entre los fieles al finalizar las aparentes celebraciones religiosas.