No cabe duda que Tlaxcala como uno de los Estados más seguros del país es cosa del pasado. Según datos recopilados por el propio Sistema Nacional de Seguridad Pública, solo en el caso del robo a casa habitación Tlaxcala ha visto un incremento de más del 100% con respecto al mismo periodo del 2020.

La tendencia a los delitos propios de una urbe en crecimiento como Tlaxcala ha venido aumentando desde 2019. Siendo los municipios más afectados en este sentido Apizaco, Chiautempan, Huamantla, Tlaxcala capital, Zacatelco y Yauhquemehcan.

El abandono de las autoridades tanto municipales como estatales juegan un papel importante en estos casos, ya que la escasa vigilancia con patrullas y recorridos de agentes de seguridad, así como el inoperante sistema de videocámaras, resultan el escenario perfecto para la consecución de crímenes que alteran el orden y ponen en riesgo a la ciudadanía y su patrimonio.

De enero a junio del año pasado se registraron 116 eventos de robo a casa habitación en todo el estado de Tlaxcala. En el mismo periodo, este año se llevan contabilizadas 239 denuncias correspondientes al mismo hecho.

Los gobiernos entrantes deberán tomar cartas en el asunto inmediatamente, para reforzar las estrategias con las que las fuerzas policiacas hacen frente a estos crímenes y buscan su prevención. De igual forma habrá que hacer un análisis de fondo a los equipos y vehículos con que se disponen para que los cuerpos de seguridad hagan su trabajo en las calles de la entidad, garantizando la seguridad de los ciudadanos.

Otro aspecto importante y que ha dado resultados es la aplicación de exámenes de confianza desde los altos mandos, para asegurar que no exista comparsa entre aquellos que viven de violentar la ley y los que juraron defenderla.