Una de las cosas que más preocupa a los familiares y amigos de "Sammy", además de su salud, es que la deuda del hospital privado sigue incrementándose

El representante de “Sammy” Pérez, dio una actualización del estado de salud del comediante, aseguró que sigue intubado, pero ahora presento problemas renales y diabetes.

El pasado 16 de julio, el actor de comedia Samuel “Sammy” Pérez Reyes, ingresó a un hospital privado de Guadalajara, Jalisco, por presentar complicaciones respiratorias y fue diagnosticado con COVID-19.

Erick De Paz su representante indicó que el actor llegó en estado delicado al nosocomio, con el 60% de funcionamiento de sus pulmones y al no presentar mejoría en las horas posteriores, el lunes 19 de julio fue intubado.

La indicación médica fue que lo colocarían en posición boca abajo, con el respirador artificial, durante 72 horas y dependiendo la evolución lo colocarían en posición “normal”, y según De Paz, así fue y el jueves fue puesto boca arriba, mostrando una leve mejoría, pero seguía estable aunque delicado.

Pero una de las noticias que sorprendió a sus fans es que fue diagnosticado con diabetes; aunque según el mensaje, la enfermedad crónica no ha complicado la salud del actor.

Una de las cosas que más preocupa a los familiares y amigos de “Sammy”, además de su salud, es que la deuda del hospital privado en el que se encuentra hospitalizado sigue incrementándose, a pesar de que ya han recibido apoyo de algunas personas, como así ellos mismos lo han externado.

La factura del hospital situado en Zapopan, Jalisco, hasta el viernes pasado marcaba un saldo de 516 mil 222.19 pesos; por lo que solicitaron el apoyo de la comunidad para poder solventar la deuda, misma que seguirá aumentando mientras el actor no se recupere y siga ocupando de los servicios hospitalarios