Datos preliminares indicarian que las partes de un cuerpo humano localizado en la comunidad de San Bartolome Matlalohcan, municipio de Tetla, podrían tratarse de Omar N., empresario poblano dueño de una concesionaria de cervecería ”Corona” en el municipio de Chignahuapan del vecino estado de Puebla.

Como se informó la tarde del viernes 23 de julio del año en curso, a las 16:00 horas, el servicio único de emergencias 911, recibio una llamada en donde se informaba que sobre la calle las palmas, en terrenos de la comunidad de San Bartolome Matlalohcan, municipio de Tetla, un perro se estaba devorando una extremidad humana (pié), y al realizar un operativo de búsqueda, fue localizada cadera y una pierna correspondientes a un cuerpo de sexo masculino.

De manera extraoficial se sabe que los restos podrían tratarse de empresario poblano Omar N., quien fue secuestrado en la autopista Tlaxco-Tecojotal, el pasado 20 de julio a la altura de la caseta de peaje denominada “Michac”, territorio poblano.

En ese mismo tramo fue localizado el vehículo de empresario siendo uno de la marca Honda el cual presentaba impactos de bala, la madrugada de ese 20 de julio los secuestradores entablaron comunicación con los familiares, solicitando una suma de dinero para dejar libre al familiar la persona privada de su libertad.

Según la versión de un periódico poblano, después de que familiares realizaron el pago del rescate en el municipio de Apizaco, se perdió comunicación con los secuestradores y ya no se supo nada de Omar N.

Cabe destacar que la casa de seguridad de los secuestradores podría estar en territorio tlaxcalteca, pues la falta de seguridad genera que la entidad, sea utilizada para ocultar a personas secuestradas, y ser el punto de la negociación.

Hasta este momento no existe alguna versión oficial, por lo que se espera que el próximo lunes día hábil, el vocero de la dependencia encargada de procurar justicia emita algún tipo de comunicado.

Por último, se sabe que científicamente no esta confirmada está versión pues aun no se tienen los resultados del ADN, realizados a familiares directos, además de que la Procuraduría General del Estado de Tlaxcala (PGJE), desconocía sobre el secuestro pues las investigaciones las estaban realizado personal de la Fiscalía General de Justicia del Estado de Puebla (FGJ), ya que los hechos se suscitaron en esa entidad federativa.