El presidente municipal de Xaltocan, Eugenio Sánchez Amador, le fue reprobada la cuenta pública 2020.  

El Órgano de Fiscalización del Estado consideró que el ente incumplió con la correcta aplicación de los recursos públicos.      

Se trata de un posible daño patrimonial de un millón 536 mil 264.65 pesos, que representa el 3.1 por ciento de un importe devengado de 50 millones 293 mil 428.73 pesos. 

De acuerdo al catálogo de observaciones, se detectaron pagos improcedentes por 297 mil 545.94 pesos; pago de bienes y/o servicios sin acreditar su recepción y/o aplicación por 646 mil 432.82 pesos.  

Además, pago a proveedores, prestadores de servicios y/o contratistas sin acreditar la recepción del bien o servicio 5 mil 494.62 pesos; pago de conceptos de obra, insumos, bienes o servicios a precios superiores al del mercado 444 mil 187.90 pesos y volúmenes de obra pagados no ejecutados 83 mil 303.37 pesos.