En su intención de ser la presidenta del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del Partido Acción Nacional (PAN), la diputada federal plurinominal, Adriana Dávila Fernández miente abiertamente en sus redes sociales y en medios nacionales sobre los años de militancia que tienen dentro del albiazul, dónde logró importantes cargos gracias a su cercanía con el bohemio expresidente de la República, Felipe del Sagrado Corazón de Jesús Calderón Hinojosa.

La tambien dos veces candidata perdedora a la gubernatura de Tlaxcala, afirmó que ya tiene 26 años siendo militante del PAN, pretendiendo mostrar una sólida militancia en el partido de derecha, no obstante, dentro de registros oficiales del albiazul aparece como afiliada desde el 27 de abril de 2005, es decir, tiene 16 años.

Dentro de su propaganda que maneja en sus redes sociales, Dávila Fernández asegura no deberle nada a nadie, sin embargo, el crecimiento político que tuvo en el albiazul en un principio, fue gracias a la cercanía con Felipe Calderón, quien se sabe que la apoyo a manos llenas siendo presidente de la República, al grado de hacerla candidata a la gubernatura, sin tener mayor mérito que ser diputada federal por la vía plurinominal.

Aunque presume ser defensora de las mujeres, la activista Rosy Orozco la señaló de cobijar grupos delictivos que se dedican a la trata de personas desde su posición en el senado como presidenta de la Comisión contra la trata de personas, además de que ena entidad hay diversas voces que sugieren que recibió supuestamente financiamiento de este tipo de agrupaciones que se concentran en la zona sur del estado.

Adriana Dávila busca la dirigencia nacional del PAN, sin tener una elección Constitucional ganada, luego de haber perdido la diputación local en el distrito de Apizaco, dos veces la gubernatura y una contienda al Senado, siendo dos veces diputada federal plurinominal y senadora por segunda minoría.