El aumento en los casos de Covid-19 en Tlaxcala podrían ser exponenciales, considerando que la Secretaría de Salud (SESA), ha dejado de practicar las pruebas en domicilios a través de las Brigadas Cuídate, por lo que los números que maneja como oficiales no reflejan aquellos que son sospechosos pero que no llegan a los hospitales.

Sin dinero y a poco más de un mes para que termine la administración de Marco Mena Rodríguez, ya no hay pruebas para aplicar a los casos sospechosos y la invitación es a que se realicen este tipo de exámenes, en un laboratorio particular en dónde son más de mil 500 pesos para saber si un caso es positivo o no.

Mientras se carece de veracidad al no haber pruebas, la SESA muestra un aumento en el número de casos importante, lo que confirma que la tercera ola de Covid-19 ha llegado a Tlaxcala y lo peor de todo es que ahora se carece no sólo de los exámenes, sino de los principales medicamentos para hacer frente a este virus.

Los datos oficiales entre el 11 y el 18 de julio, señalan que hubo un aumento de 154 casos, pasando de 18 mil 170 a 18 mil 324 contagios, es decir, hubo un promedio de 22 nuevos pacientes por día, cifra muy alejada de la segunda semana de junio que tuvo 30 positivos o 4.2 por día.

Aunque el discurso oficial, refiere que van varias semanas sin defunciones, existen versiones entre personal que labora dentro del sector salud que afirma que es mentira y que ya ha habido fallecimientos, además de que las cifras sobre nuevos casos, están muy alejadas de la realidad.