Ante los excesos y posible daño patrimonial, el presidente municipal de Calpulalpan Neftalí Gutiérrez Juárez le reportaron su cuenta pública 2020.  

El munícipe pudo haber incurrido en actos de nepotismo y pago de aviadores hasta el recurrente uso de recursos en fines distintos a los autorizados, recursos públicos otorgados no comprobados, volúmenes pagados en exceso en obra, pago de obras sin acreditar su existencia física; insumos, bienes o servicios a precios superiores a los del mercado por mencionar algunos.  

En la pasada sesión, los congresistas determinaron que el ente fiscalizable incumplió con el marco normativo vigente en la correcta aplicación de recursos del ejercicio 2020.  

Alrededor de 11 millones 383 mil 346.99 pesos están incluidos en un posible daño patrimonial. Lo que llama la atención es la erogación de 4 millones 62 mil 914.35 pesos por pago de servicios no acreditados, es decir, es un gasto fantasma.