La pandemia y el mal manejo de la economía por parte de las autoridades locales, tienen a Tlaxcala como uno de los estados más afectados en crecimiento económico, lo que se refleja en una alta informalidad y el tener a la mitad de los tlaxcaltecas sin acceso a la canasta básica, situación que golpea a los sectores más vulnerables.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la economía tlaxcalteca cayó un 7.3 por ciento durante el ejercicio 2020, mientras que para abril de este año casi 7 de cada 10 tlaxcaltecas en edad productiva se encuentran laborando dentro del sector informal, es decir, sin seguridad social ni algún tipo de prestación.

A esto se agrega que, la mitad de los tlaxcaltecas no ganan lo suficiente para tener acceso a los productos de primera necesidad o canasta básica, lo que nuevamente evidencia las carencias y la complicada situación que se vive en unos de los estados más pobres del país.

Aunque se han recuperado algunos de los empleos que se perdieron el año pasado, la cifra de ocupación formal, sigue siendo menor a lo que se registró en el ejercicio 2020, lo que con la nueva normalidad pareciera que se podría conseguir a la brevedad, si es que nuevamente no hay confinamiento ante el temor de una nueva cepa de Covid-19.