Este ha sido uno de los múltiples problemas que ha generado la plaga de ratones en el país

En los últimos meses una gran plaga de ratones ha azotado Australia de forma increíble, dejando experiencias desagradables para algunas personas, al punto que una mujer tuvo que ir al hospital tras despertarse y descubrir que un roedor estaba comiéndose su globo ocular.

La plaga de ratones en Australia ha sido considerada por algunos medios como la peor en los últimos 30 años, ha causado diferentes tipos de problemas en las personas: desde dificultades en los hogares hasta de salud, como la esposa de un granjero, que descubrió que un ratón le estaba comiendo su ojo mientras dormía.

La mujer fue trasladada de urgencia al hospital y se sumó a uno de las varias víctimas que han padecido los estragos de esta plaga de roedores.

En la localidad de Narromine, cerca de Sidney, Mick Harris vivió una experiencia similar a la de la mujer, pues cuando dormía descubrió que un ratón pasó por su rostro. 

“Tuve una sensación de cosquilleo y pelos cuando se arrastró desde detrás de mi oreja a través de mi mejilla. Se me puso la piel de gallina. Se me pusieron los pelos de punta y salté de la cama”, reconoció el también granjero, quien no pudo dormir hasta que atrapó al ratón.

Por su parte, la esposa de Harris fue mordida en un dedo también cuando dormía. “Estaba horrorizada. Tenemos dos niños pequeños y te preocupa que cuando se despierten llorando es porque tienen un ratón en la cama“, dijo Mick.

Además de los problemas e incomodidades físicas que han generado las roedores, esta plaga también ha provocado incendios en una casa (Nueva Gales del Sur), destrucción o problemas en frenos de autos y dificultades en las cosechas locales, razón por la que las personas buscan que  sea declarado como desastre natural, lo cual les permitiría reclamar los pagos de seguros.

“Sin un esfuerzo concertado en las próximas semanas, esto podría convertirse fácilmente en un evento de plaga de dos años”, han reconocido expertos.

Entre los esfuerzos que se han realizado para detener la plaga, el gobierno de Nueva Gales del Sur aseguró 5 mil litros de bromadiolona, veneno para roedores que actualmente está prohibido para uso agrícola, mismo que será entregado de forma gratuita si su uso es aprobado