Una suma de alrededor de dos millones de pesos y una familia en carencias derivado de la pandemia de Covid-19, es el saldo que hasta el momento tiene un despido injustificado en contra de un elemento de la policía de investigación por parte del todavía titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), José Antonio Aquiahuatl Sánchez.

Fue en 2019 que el servidor público fue despedido injustificadamente por parte del procurador, por lo que acudió al Tribunal de Justicia Administrativa del Estado de Tlaxcala para interponer un recurso de revisión debido a este acto, que habría atentado directamente contra sus derechos laborales.

Para agosto de 2020, la justicia determinó que Aquiahuatl Sánchez había incurrido en despido injustificado y se giró la orden para que se pagara la indemnización, sumado a las prestaciones a las que tenía derecho, lo que en total sumó más de dos millones de pesos, dinero que hasta la fecha no ha sido entregado.

Ante esta situación y a un año de no cumplir con lo mandatado por este Tribunal por parte del titular de la PGJE, se procederá al embargo en contra de la dependencia encargado de procurar justicia en Tlaxcala.

El agraviado, señaló que ha vivido momentos muy complicados debido a las carencias que conllevó la aparición de la pandemia de Covid-19 en la entidad, por lo que espera que haya respuesta por parte del procurador.

Esta es una de las diversas irregularidades en las que ha incurrido quien ya prepara sus maletas para dejar la PGJE, ya que son varias las quejas por parte del personal, por lo que incluso en el próximo gobierno le podrían fincar responsabilidades.

La omisión del fallo del Tribunal, terminaría pagándolo la PGJE, ya que Aquiahuatl Sánchez ya se va, dejando un enorme boquete a las finanzas de la procuraduría.