Trascendió que a pesar de no creer en su esposo, Rosalba Welter firmó un contrato para siempre permanecer a su favor

A pesar de que Enrique Guzmán continua enfrentando problemas familiares y está concentrado en las demandas contra su nieta Frida Sofia, su esposa Rosalba Welter piensa todo lo contrario. 

Luego de que Frida Sofía hiciera público el abuso que supuestamente vivió por parte de su abuelo Enrique Guzmán, un amigo de la familia reveló que, debido a lo complicado de la situación, Rosalba Welter, esposa de Enrique Guzmán, comenzó a enfrentar diversos problemas de salud. 

Según lo publicado por la revista TV Notas, el allegado a la familia señaló que Frida Sofia contactó a la esposa de su abuelo para pedirle que la apoyara y rindiera su declaración.

“Sé que le llamó varias veces y que una vez le dijo: ‘Usted también hable, diga lo que sabe; ¿a poco ese viejito decrépito no la obligó a tener relaciones sexuales cuando no quería, así como lo hizo con mi abuela? Diga lo que sabe, cuente lo que ha callado por años, por favor".

A partir de esta llamada, se dice que la esposa del cantante decidió apartarse de toda esta polémica en su casa en Cuernavaca, pero la cosa de torna más seria pues según las declaraciones del supuesto amigo de la familia, Rosalba Welter firmó un acuerdo de confidencialidad que aunque estuviera a favor de Frida Sofia, no podría apoyarla. 

Rosalba Welter y Enrique Guzmán llevan más de 40 años de casados, sin embargo, casi nunca aparecen públicamente juntos, pues por decisión de ella, prefiere mantenerse al margen de todo lo que rodea al medio.