Luego de haber participado abiertamente en el equipo de campaña de la ex candidata de Unidos por Tlaxcala a la gubernatura del Estado, la Contadora María Lilia Hernández González, auxiliar del área administrativa de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, busca permanecer en el organismo autónomo intrigando y convirtiéndose en el brazo ejecutor de la nueva titular de la CEDH en contra de todos los trabajadores ligados al ex ombudperson local y que hayan participado en las elecciones pasadas apoyando al PRI.

La contadora María Lilia Hernández González, quién incluso tuvo canonjías especiales para ausentarse de la CEDH en horarios laborales para llevar la contabilidad de la candidata perdedora, en esta nueva administración trata de quedar bien con la recién nombrada presidenta del organismo defensor de los derechos humanos, señalando las supuestas anomalías administrativas que se dieron en la pasada gestión de la Comisión.

Aprovechando el acceso que tuvo a los documentos oficiales y administrativos de la gestión terminada apenas la semana pasada, la Contadora Hernández González trata de permanecer en el puesto administrativo que actualmente ocupa señalado a quienes en las pasadas elecciones hicieron campaña con el benéplacito del ex presidente del organismo autónomo, a pesar de que ella llevaba parte de la contabilidad de la candidata perdedora y al mismo tiempo trabajaba en la CEDH.

Hoy, la Contadora María Lilia Hernández, lo mismo supervisa espacios para ver quién entra y quién sale a la comisión, que filtra documentos para granjearse la confianza de la nueva presidenta, quien al parecer está decidida a deshacerse de todo lo que huela al PRI y a Víctor Cid en la Comisión Estatal de Derechos Humanos.