La ciudadanía y el sector comercial han manifestado su inconformidad contra los políticos que mantienen cerrada la carretera federal Puebla – Tlaxcala. Las actividades laborales y comerciales se ven afectadas con el cierre de la vía de comunicación.  

A través de las redes sociales ciudadanos refieren que desde el pasado siete de junio sus ventas han caído en un 80 por ciento, en consecuencia, no tendrán para pagar la renta de los espacios comerciales (locales).  

Por lo anterior piden la intervención de las autoridades competentes para que se revise el tema y se resuelva en las instancias correspondientes, pues el cierre de la carretera federal representa una gran afectación. 

Cabe mencionar que un grupo de políticos que no fueron favorecidos cerraron la carretera federal como medida de presión, su anhelo es que el ITE y el INE acepten repetir la elección para presidente municipal, petición que se ve muy lejana a la realidad. 

Lejos del pliego petitorio, los ciudadanos urgen la reapertura de la Puebla – Tlaxcala para que se regularicen los servicios públicos y la movilidad ciudadana apegado a la reactivación económica.