Hartos de la incapacidad e ineptitud de la presidenta capitalina Mildred Vergara, pobladores de la colonia Adolfo López Mateos cerraron la avenida Tlahuicole para exigir agua potable, pues desde hace tiempo el servicio se ha visto afectado.

Armados con palos y piedras los quejosos cerraron la vía de comunicación como medida de presión para que la presidenta se ponga a trabajar.

Y es que desde hace tres semanas fue suspendido el suministro del vital líquido. En el contexto exigieron una solución inmediata, pues advirtieron que no liberarán la arteria vial hasta que se reestablezca el servicio de inmediato y exigieron a la Capam condonar el mes de servicio que no les han cumplido.

Cabe hacer mención que desde hace algunas semanas la autoridad capitalina se ha visto en aprietos, pues se argumenta que la Capam está en quiebra total.