Familiares de mujeres afectadas por las activistas Yeny Charrez y Félix Pozos Palafox, denunciaron una serie de irregularidades en las que han incurrido estas supuestas activistas, quienes lejos de luchar por la defensa de las mujeres y bajo el amparo de videos que buscan mediatizar, solo buscan obtener canonjías para que sus asuntos, en los que nunca dejan de cobrar sus honorarios, obtengan resultados favorables.

Paradójicamente, quienes gritan a los cuatro vientos que son férreas defensoras de los derechos de las mujeres, han sido las primeras en vulnerar legal y físicamente a otras mujeres para saciar sus intereses personales, por lo que exigieron al Poder Judicial de Tlaxcala y a la ciudadanía no ceder a sus abusos y que al igual como lo hacen las y los profesionales del derecho, ganen sus casos con base a sus conocimientos jurídicos.

Lo anterior, al denunciar que el pasado 9 de junio, cuando se llevaba a cabo un desahogo de declaración de las partes en un juicio de desconocimiento hereditario efectuado en un juzgado de Ciudad Judicial, donde Félix Pozos Palafox tiene interés familiar, al intentar que no se tomara en cuenta una prueba de la contraparte, encolerizó y de inmediato agredió físicamente a la abogada defensora.

La artera agresión provocó crisis nerviosas entre los presentes y los integrantes del juzgado, pues aunque la abogada afectada Susana N. tenía en las manos cuadernos y oficios que la hacían indefensa, a la amiga de Yeny Charrez poco le importó eso y después de jalarle los cabellos por casi un minuto, de plano le arrojó contra la estructura de acero del lugar, provocándole que perdiera el conocimiento.

Debido al fuerte impacto en la cabeza, la abogada quedó tendida sobre el suelo y de inmediato solicitaron el apoyo del personal de seguridad de Ciudad Judicial, así como el apoyo de personal del Módulo Médico, mientras que la agresora se dio a la fuga para buscar la protección de Yeny Charrez.

Antes de su graciosa huida, ya fuera del juzgado, los propios trabajadores y justiciables fueron testigos que, en un momento de locura, Felix Pozos comenzó a rasgarse sus vestiduras y auto arañarse para gritar que había sido agredida por la abogada que aún yacía tendida en el piso, aunque todo mundo presenció lo contrario.

La afectada requirió ser trasladada a un nosocomio para ser valorada y después de haber sido dada de alta con los cuidados médicos respectivos, acudió a presentar su denuncia penal por las agresiones de que fue objeto por la supuesta activista defensora de los derechos de las mujeres, actos que quedaron registrados en el expediente 576/2020 y el propio TSJE también dio parte de los ocurrido ante el Ministerio Público.

Pese a la agresión, ni Yeni Charrez ni Félix Pozos han hecho un pronunciamiento para aclarar esta situación, aunque de acuerdo con las quejosas, éste solo es un caso de los muchos abusos en que han incurrido las falsas activistas y por lo cual, exigieron tanto a la Procuraduría General de Justicia del Estado como al TSJE, no dejarse amedrentar por estas simuladoras defensoras de las mujeres, que se les aplique la sanción penal correspondiente por sus actos y se evite que sigan metiendo sus sucias manos en varios casos.