Una vez que venció el plazo legal para que alguno de los partidos políticos o excandidatos a la gubernatura pudieran impugnar, quedó en firme el triunfo de Lorena Cuéllar Cisneros y en consecuencia su nombramiento como gobernadora electa, el cual recibió el pasado domingo en las instalaciones del consejo general del Instituto Tlaxcalteca de Elecciones (ITE).

Tras la entrega de la constancia que acredita a Lorena Cuéllar como la próxima gobernadora de Tlaxcala en sustitución de Marco Mena Rodríguez, el Tribunal Electoral de Tlaxcala (TET), no recibió impugnación alguna sobre el triunfo obtenido en las urnas el pasado 6 de junio, por lo que los adversarios de la morenista, decidieron reconocer el triunfo y dar paso a otra etapa en la que solamente ya se espera la unción de la diputada federal con licencia como titular del Poder Ejecutivo pero en funciones.

La que tenía mayor probabilidad de inconformarse con la aplanadora morenista, sería la exaspirante del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Anabell Ávalos Zempoalteca quien logró una lejana segunda posición con 231 mil 424 votos, teniendo una diferencia de 74 mil 44 votos con la hoy gobernadora electa.

Ya en una lejana tercera posición se ubicó el expanista, Juan Carlos Sánchez García que no logró ni 40 mil votos pese a la millonaria campaña que inició hace varios años y que lo llevó a abandonar al Partido Acción Nacional (PAN) para aventurarse como el abanderado de Redes Sociales Progresistas (RSP) a la gubernatura.

Un dato importante es que a diferencia de las ultimas elecciones y concretamente desde que hay alternancia, en esta ocasión el candidato que perdió no acudió a los tribunales a inconformarse como ocurrió con el triunfo de Alfonso Sánchez Anaya, Héctor Ortiz Ortiz, Mariano González Zarur y el impuesto, Marco Mena.

Con esto sólo queda esperar que el 1 de septiembre los diputados locales que arriben el 31 de agosto, tomen protesta a Lorena Cuéllar como gobernadora Constitucional y de inicio a la 4T en Tlaxcala.