En este momento en las oficinas de la CAPAM se registran una seria de inconformidades; trabajadores solicitan su pago y se les ha negado bajo el argumento de que no hay recursos.  

Alrededor de 70 trabajadores amagan con cerrar el paso vehicular de la calle 20 de Noviembre como medida de presión para que se agilice la liberación de la nómina. 

Incluso el líder sindical del “7 de Mayo” se mantiene en el lugar para exigir diálogo con el representante de la CAPAM y con la negligente presidenta municipal Mildred Vergara Zavala.  

Desde hace meses se  informó que el departamento está en quiebra y que los recursos no han sido suficientes para solventar las deudas, por lo que se adelanta que Jorge Corichi recibirá una administración en pésimas condiciones.