Los constantes errores que se han cometido para nombrar al nuevo titular de la Comisión Estatal de Derechos Humanos han provocado un conflicto interno que al final repercute en los ciudadanos que requieren de la defensa del organismo autónomo.  

Y es que el actual presidente Víctor Manuel Cid del Prado Pineda fue elegido para un periodo que venció el pasado 11 de junio; sin embargo, los errores que ha cometido el Poder Legislativo para nombrar al nuevo titular permitieron el trámite de un juicio de amparo que al final el Tribunal le dio el visto bueno.  

Cabe recordar que, a finales de mayo, los integrantes de la LXIII Legislatura local no pudieron realizar la designación del próximo Ombudsperson por falta de acuerdo e intereses personales.  

Por lo anterior, del Prado Pineda promovió un amparo constitucional para detener la suspensión provisional y no ser removido de la presidencia. Por ello al resolver el medio de control constitucional 07/2021, el Tribunal Superior de Justicia del Estado (TSJE), actuando como Tribunal de Control Constitucional, determinó que la Junta de Coordinación y Concertación Política (JCCP) las comisiones de Puntos Constitucionales y de Derechos Humanos, mantengan las cosas como están. 

Es decir, que el plazo por el que fue electo Del Prado Pineda de 4 años y que feneció  el 11 de junio, se mantendrá hasta en tanto se resuelva de fondo los agravios presentados por el presidente de la CEDH, quien no fue ratificado en el cargo previa evaluación. 

Lo anterior generó que el sábado por la madrugada se instalara el Consejo Consultivo y en su primera acción, desconocieron a Víctor Manuel Cid e instalaron en el cargo a Florencio Licona Pérez de manera interina. 

Ante esta circunstancia, este lunes el órgano garante amaneció custodiado por elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC); esta acción aparenta respaldo del Secretario de Gobierno Aarón Pérez Carro para evitar que otro asuma el control de la CEDH. 

Lo anterior fue aprovechado para que un grupo de feministas se manifestara bajo el argumento de que el organismo no ha defendido los derechos humanos de las mujeres por que se ha caído en la omisión de sus alcances.