Existe la sospecha de que el PAN ya está comprando a los candidatos perdedores con el propósito de reventar el movimiento que existe para desconocer el triunfo de Pablo Badillo Sánchez como próximo presidente municipal de Apizaco, pues no es posible que primero firmen y acudan a reuniones para organizar las protestas y a las pocas horas no asistan a la primera marcha que se realizó la tarde de ayer.

Lo anterior lo aseguraron los representantes de los ciudadanos que están respaldado la protesta contra el PAN y su candidato Pablo Badillo, quienes explicaron que por varios días se contó con la presencia de la mayoría de los candidatos a los que no les favoreció el voto, pero a la marcha sólo acudieron Reyes Ruiz Peña del PT, Gabriela Muñoz Guevara de Nueva Alianza, José Ricardo Morales Cruz del PES, Jorge Domínguez Ramírez de RSP y David Velázquez Rugerio (Independiente).

Los otros cinco Juan Bernardo López Alducín del PRD, Ana Karen Hernández Vázquez de Fuerza  por México, Soraya Noemí Bocardo Phillips del PVEM, Luis Guillermo Ramírez Rojano de Movimiento Ciudadano y el morenista Rafael Álvarez Escárcega desaparecieron, porque existe la sospecha de que negociaron con el PAN y el alcalde con licencia Julio Cesar Hernández Mejía para obtener beneficios en la próxima administración municipal.    

En Apizaco no hubo elecciones limpias ni legales, porque lo que vimos el domingo fue un cochinero que las autoridades electorales están tratando de normalizar, como la compra de votos, el acarreo de ciudadanos y la coerción a empleados municipales, situación que ya no vamos a permitir más, expresaron los ciudadanos que pidieron no ser identificados por temor a represalias.

La lucha, concluyeron, se mantendrá y ahora que se presenten las impugnaciones ante las autoridades jurisdiccionales veremos si hay voluntad de corregir las cosas o si también están coludidas con el ITE.