Los afligidos padres, no pueden darle cristiana sepultura a su pequeña y en el hospital no les dicen nada

Daniel y su esposa no solamente deben enfrentar la pérdida de su pequeña hija que nació sin vida, también la indiferencia del nosocomio que atendió el parto.

Esto, porque les entregaron un roedor en lugar de los restos de la infante; el caso comenzó en el puesto de salud de Celián, en la provincia del Departamento del Valle del Cauca.

Los progenitores, fueron informados que su bebé tenía un mal cardíaco y fueron remitidos a otros 2 centros asistenciales, para atender a la gestante de urgencia.

Los galenos condujeron a la joven al Área de Ginecología y en ese momento, el feto ya no presentó frecuencia cardiaca ni latidos. “No pude ver más que medio cuerpo del bebé porque durante el procedimiento, mi mujer se encontraba acostada en la camilla”.

“Fui a retirar el cuerpo y cuando empecé a hacer el papeleo en la funeraria para darle cristiana sepultura, veo el ataúd y un cofre al lado; procedimos a abrirlo y nos encontramos una rata bastante grande del tamaño de una zarigüeya junto a unos guantes de látex”, denunció el ciudadano.

De inmediato, contactó al nosocomio pidiendo respuestas pero no fue escuchado; en un comunicado, el Hospital Departamental Tomás Uribe de Tuluá lamentó el incidente y aseguró que iniciaron investigaciones para deslindar responsabilidades