Luego de que Minerva Hernández Ramos, coordinadora de la campaña de la candidata del PRIAN a la gubernatura, aceptara que ella hubiera sido mejor abanderada de la alianza que la priísta y ante la evidente desesperación por ir casi 20 puntos abajo en todas las encuestas serias, que llevo a denunciar a la aspirante puntera por supuesta utilización de símbolos religiosos, fue víctima de burlas por parte de usuarios de las redes sociales.

Todo comenzó por el enorme margen que dan las encuestas a Lorena Cuéllar Cisneros del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), lo que hizo que, al no tener manera de ganarle en las propuestas y el trabajo, la denunciaran ante las autoridades electorales por el supuesto uso de símbolos religiosos en su propaganda.

Para ello, Minerva Hernández acudió a levantar la denuncia, buscando así que bajen de la contienda a la candidata que rebasa 20 puntos porcentuales a Anabell Ávalos, situación que fue tomada como mofa por parte de los seguidores y simpatizantes de la morenista, además de que le dieron con todo en las redes sociales a quien hizo su carrera política sin tener muchos talentos.

Esos argumentos fueron expresados en las redes sociales, donde no bajaron a Minerva Hernández de ser oportunista, vendida y traidora, luego de que la señalaron de haber recibido varios millones de pesos para vender la candidatura a la gubernatura en 2010 para favorecer a la entonces candidata panista, Adriana Dávila Fernández.

Igualmente, la señalaron como una mujer más que se vendió a los grupos nacionales perredistas y panista y de ser una persona incongruente que sólo ha buscado vivir del erario publico desde que llegó a la Secretaría de Finanzas gracias a su estrecha relación con el gobernador, Alfonso Sánchez Anaya.