Mientras su equipo de campaña acusa a la candidata de la coalición a la gubernatura “Juntos Haremos Historia en Tlaxcala”, Lorena Cuéllar de utilizar símbolos religiosos en su publicidad para ganar adeptos, la aspirante del Partido Revolucionario (PRI) al gobierno del estado, Anabell Avalos habría acudido a una iniciación de Santería para lograr ganar la elección al estar 20 puntos abajo en la contienda a menos de un mes de la elección.

En imágenes que se han difundido a través de las redes sociales y de los medios de comunicación se puede observar que Anabell Ávalos, hace uso de accesorios que pertenecen a la cultura Yoruba que es utilizado en la Santería cubana como parte de un rito para hacerse de poder ante la falta de posicionamiento que tiene a días del proceso electoral.

Se sabe que la candidata priísta acudió a una ceremonia de iniciación en la que habría recibido sangre de animales para potenciar su campaña, todo esto por indicación de quienes manejan su candidatura y ante la inminente derrota que se avizora por la desventaja de más de 20 puntos que tiene.

Fue en ese festín en donde la candidata priísta, supuestamente recibió además de su iniciación, pulseras y otros fetiches de la Santería para protección y empoderamiento, lo que ha quedo expuesto en diferentes imágenes que circulan a través de las redes sociales.

Esta cultura de acudir a lo místico y religioso no es nueva entre los políticos y más aún con los priístas, tal y como lo describe el periodista José Gil Olmo en el libro “Los Brujos del Poder 1 y 2”, donde relata lo ligado que esta el ámbito político con este tipo de practicas que van desde lo más básico hasta consumir sangre de animales o la utilización de magia negra para hacer mal a sus adversarios.

En el caso de Tlaxcala, estuvo como delegado del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del Partido Revolucionario Institucional (PRI), el exgobernador de Tamaulipas, Manuel Cavazos Lerma, quien utilizaba una pirámide debajo de su sombrero como lo comentó José Gil Olmos en una de sus ediciones.

De acuerdo con el documental de “Los Brujos del Poder 2”, la exgobernadora, Beatriz Paredes Rangel acudió también a practicas de magia negra para buscar poder que la mantuviera en las altas esferas políticas y para ello recurrió a un conocido brujo que se le denomina “el Duende negro o el Gato negro”, quien la llevó a un rito en la selva de los Tuxtlas en Veracruz para matar una gallina negra e invocar espíritus que ayudaran a la política del PRI.

En el ámbito local se sabe que exgobernadores como Mariano González Zarur y Héctor Ortiz Ortiz, también recurrieron a prácticas esotéricas para afianzar su poder, incluso trascendió que el exgobernador panista habría creado su propia logia dentro de la masonería como método para continuar influyendo dentro de la política en Tlaxcala.

Mariano González se sabe que varias veces viajo a Catemaco en Veracruz para acceder a brujos que le pudieran ayudar a conseguir la gubernatura tras la derrota frente a Héctor Ortiz en 2004,

aunado a que el priísta se rozó de cerca con personajes del ámbito nacional que se sabía eran asiduos a este tipo de prácticas.

El caso de Anabell Ávalos iría por el mismo camino, ya que también habría recurrido a la Santería para obtener el poder necesario para derrotar al lopezobradorismo en Tlaxcala, mediante un rito en el que presuntamente se invocaron espíritus para protección de la priísta y que le ayudaría a quitar del camino a sus oponentes en este caso a la candidata de MORENA.