Mientras la pandemia llevó a un confinamiento entre la población para evitar la propagación del Covid-19, las actividades económicas y delictivas también vieron una caída gracias a este fenómeno y no por las acciones de las autoridades, siendo el robo de vehículos uno de los ilícitos que más se han contraído con respecto a otros años como en 2017 en el que se registró el índice más alto en los últimos años.

Los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), muestran que, en el primer trimestre del año, este tipo de delitos cayó un 19 por ciento con respecto al mismo periodo de 2020, al sumar un total de 336 robos de vehículo frente a los 413 del año pasado.

En promedio son cuatro incidentes que se registran a diario, cifra considerablemente menor a los 239 delitos que se presentaron en el mes de octubre de 2018, mes que ha tenido la más alta incidencia en los últimos años.

Si se mantiene el mismo promedio en la incidencia delictiva en cuanto al robo de autos, el año 2021, apenas y rebasaría las mil 340 denuncias por este ilícito, siendo el año con menos robo de vehículo en los últimos ejercicios.

Pese a esto es cada vez más común el robo con violencia, fenómeno que ha aumentado en los últimos años debido al nivel de impunidad que existe en la entidad, ya que menos del 10 por ciento de los delitos son denunciados y esto es aprovechado por los maleantes.