Desde el inicio de la campaña electoral hay quienes aseguran que los operadores de la coalición Unidos por Tlaxcala han incurrido en el reparto de despensas para favorecer las preferencias electorales a favor de Anabell Ávalos Zempoalteca.

Lo anterior sólo sonaba como supuesto, hasta que se formalizó un par de denuncias en contra de quien o quienes resulten responsables.

Se trata del ciudadano José Rosalío Pérez Galindo, quien presentó sendas denuncias ante el Ministerio Público Especializado en Delitos Electorales de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), para investigar dichos hechos probables de delito.

Según se indica en los señalamientos, el equipo de la abanderada del PRI, PAN, PRD, PAC y PS, supuestamente han incurrido en repartir dádivas.

Además aseguran la existencia de amenazas por parte de Blanca Águila Lima, líder sindical de trabajadores de la salud.

Según estas acciones se cometen en agravio del ejercicio del derecho de sufragio y la sociedad, por lo que piden se abran las carpetas de investigación.