Nidia Fernández de Lara es la mujer que impuso el ex gobernador convencieron Alfonso Sánchez Anaya en Morena para competir por la alcaldía de Tlaxco.

Pese a tener padrino, Fernández de Lara está desesperada por que los equipos que pretendían apoyarla han empezado a dispersarse, el motivo es por que simplemente no les parece el actuar de la abanderada. Aún no es nada y ya se siente presidenta.

Incluso trascendió que la política inexperta se acercó a Michaelle Brito Vázquez para pedirle ayuda y un consejo, pues todo lo construido en esa región se ha ido a la basura.

La imposición de Fernández de Lara ha provocado división y desbandadas masivas, es decir, el proyecto de la Cuarta Transformación no tiene posibilidades de fraguarse en esa región.