El pasado fin de semana la candidata de Unidos por Tlaxcala, Anabell Ávalos Zempoalteca, estuvo de visita en el municipio de Santa Isabel Xiloxoxtla; Diferentes personajes la cobijaron, pero la presencia del expresidente Enrique Sánchez Tlapapal no cayó bien a los pobladores.

El ex funcionario lo sentaron en el presídium como supuesto líder político y cuando lo presentaron ante la multitud, lo abuchearon, incluso le gritaron “ratero no te queremos aquí”. 

Desde luego el equipo de la abanderada a la gubernatura, trató de disimular el momento incomodo, pero fue notoria la molestia de los presentes. 

Y es que Enrique Sánchez Tlapapal fue señalado de supuestamente dejar endeudado con más de 12 millones de pesos al ayuntamiento, ya que en su cuenta pública tuvo observaciones relevantes que no fueron solventadas. 

Cabe señalar que desde que estuvo al frente de la administración, su personal y los mismos integrantes del cabildo, se deslindaron de su actuar y confirmaron que la administración de los recursos públicos estaba en pésimas condiciones. 

Acá lo delicado es que, a partir de este momento, el equipo de la abanderada a la gubernatura, tendrán que analizar qué tipo de personajes sientan en las sillas principales para evitar este tipo de situaciones bochornosas.