El presidente Picapiedra, Rubén Pluma Morales, presuntamente pidió copias de credencial y votos para apoyar a su hija María Félix Pluma Flores a cambio de obra pública, pero no cumplió. 

Lo anterior desató una serie de inconformidades, pues alrededor de 50 personas se manifestaron en la alcaldía, pero como ya es costumbre el munícipe no dio la cara. 

Según los quejosos, dijeron que el Picapiedra quiere dejar como presidenta a su hija en Tlaltelulco para tapar los malos manejos que presuntamente se cometieron durante casi cinco años.  

Pluma Morales prometió obra pública en los barrios de Teotlalpan y Tezoquipan, “todo indica que no va a cumplir”, dijeron los inconformes.

Uno de los manifestantes reveló que “anda entregando medio millar de block por cada 5 votos y que uno de los integrantes acompañe a su hija candidata del PT a la presidencia municipal quince días a su campaña”.

Además de drenajes, está realizando la entrega de varilla, cemento, calentadores solares y un sinfín de apoyos, el objetivo es que la diputada improductiva herede el cargo.