El presidente Picapiedra, Rubén Pluma Morales no ha logrado atender la problemática que hay en el suministro de agua potable en el municipio de Tlaltelulco.  

El pretexto es que sus actividades diarias lo absorben, ya que en este momento su prioridad es impulsar la campaña de su hija María Félix Pluma Flores, pues el compromiso es que el poder se mantenga entre familiares por un largo tiempo.   

Según los quejosos, el problema de desbasto de agua potable se origina en una toma de agua ubicada en la convergencia de la calle Progreso y Callejón del Norte, en la zona de Santa Cruz. 

Vecinos de diferentes zonas de la región han solicitado audiencia con el edil para que expongan la situación, pero se ha negado a dicho encuentro y no descarta que en breve se organice nuevamente una protesta para ejercer presión.