Este desquiciado de nombre William Cable ya fue sentenciado por las autoridades, pasará 4 años en la cárcel por su horrendo crimen

Un hombre quedó a disposición de las autoridades después de que en un juicio se le declarara culpable de haber envenenado a varios indigentes, quienes sufrieron múltiples complicaciones de salud, debido a su horrible acción, pues no sólo atentaba contra su vida, sino que también grababa con su teléfono las reacciones de sus víctimas.

Estos hechos ocurren en California, el acusado es William Cable, de 38 años de edad, de quien se probó que abusando de la necesidad de los vagabundos, les ofrecía comida que ellos sin pensarlo aceptaban, ignorando que el sujeto la había envenenado con aerosol de pimiento, un químico descrito como dos veces más fuerte que la versión en gas que utilizan los policías.

Cuando se encontraban en la mira del agresor, éste les aseguraba que entrarían a un “concurso de comida picante” o simplemente entregaba los alimentos fingiendo una labor altruista.

Tras probar la comida, los indigentes sufrieron diversos síntomas, algunos convulsionaron, otros tuvieron dificultades para respirar, vomitaron o tuvieron intensos dolores en el estómago, todo esto grabado por el maniático que encontraba “muy divertido” intoxicar a personas inocentes.

“Fueron explotados y envenenados como parte de una retorcida forma de entretenimiento. Su dolor fue grabado para que el atacante pudiera revivir las escenas una y otra vez”, informó el Fiscal distrital del condado de Orange, Todd Spitzer.

Finalmente, Cable estará 4 años tras las rejas por haber encontrado “graciosa” una práctica denigrante, que casi cobra la vida de varias personas que fueron a parar al hospital