Tras cinco años en el gimnasio “Romanza” y luego de veinticinco batallas profesionales, la noche de este sábado Israel Rodríguez Picazo se coronó Campeón Mundial de Boxeo en la categoría súper gallo, de la World Boxing Federation (WBF).

Fue en el décimo asalto cuando la esquina de Héctor García Dolores decidió tirar la toalla para evitar que el oriundo de Zacatelco, Tlaxcala, continuara dañando el físico del pugilista capitalino, que en más de una ocasión mostró fortaleza física ante el castigo que Rodríguez Picazo propinaba en su humanidad.

La presencia de Ignacio Beristáin en la esquina del zacatelquense fue decisiva en esta pelea que significa, hasta hoy, el encuentro más importante en la carrera de Rodríguez Picazo, quizá tanto como aquella donde -el entonces juvenil- logró el bronce para México en el 2013, cuando defendió los colores del país en el “Campeonato Mundial Junior” organizado en Kiev, Ucrania.

El nuevo monarca de la WBF se mostró superior ante el capitalino Héctor García, que pese a su experiencia y fortaleza física no pudo contrarrestar la distancia de brazos del tlaxcalteca, que desde el primer round mostró su deseo por coronarse y traer el cinturón a la tierra del cacao.

La educada diestra de Israel Rodríguez fue bien dirigida por el integrante del salón de fama, “Nacho” Beristáin, quien desde los primeros minutos envió a proponer la pelea al tlaxcalteca; con buenas combinaciones al cuerpo, que encontraban destino final en el rostro de García, el zacatelquense fue marcando la pauta y mermando las piernas y pomulos de su rival, que sangró desde los primeros rounds.

Israel Rodríguez Picazo cuenta hasta el momento con 26 peleas, 21 de ellas ganadas, 5 perdidas. Con el cinturón que lo acredita como monarca mundial del WBF y con el respaldo de su entrenador Nacho Beristáin el futuro del boxeador tlaxcalteca está destinado a las grandes marquesinas, como ocurre con la mayoría de boxeadores que tiene bajo su tutela el manejador del gimnasio Romanza, considerado el mayor creador de campeones mundiales en todo el globo terráqueo.

Israel Rodríguez entrena en este momento en el mismo espacio que lo hace Juan Manuel “Dinamita” Márquez que, después de 7 años alejado del boxeo, regresa para realizar una pelea de exhibición en contra de otro gigante del pugilismo, el purtorriqueño Miguel Cotto, batalla pactada a ocho rounds de dos minutos, con guantes de 14 onzas.