Con la intención de llevar votos al Partido Revolucionario Institucional (PRI) que le permita lograr entrar al Congreso del Estado por la vía de la representación proporcional, la eterna lideresa de la sección 27 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (Sntsa), Blanca Águila Lima mandó una convocatoria para llevar a cabo un proceso de reafiliación en plena campaña a la gubernatura a los trabajadores de la Secretaría de Salud (SESA), ofertando ciertos beneficios para el personal.

El engaño consiste en ofertar algunos beneficios a los trabajadores y estarían condicionados no sólo para el apoyo en favor de la candidata de la coalición “Unidos por Tlaxcala”, Anabell Ávalos Zempoalteca sino en específico para que el tricolor logre los votos necesario para que Blanca Águila alcance un lugar dentro del Congreso local y así seguir la historia que conocen los zacatelquenses.

“Blanca Águila nuevamente nos quiere engañar y tomar el pelo, sino somos tontos ni pendejos, ella hace esta preafiliación con toda la intención de querer coaccionarnos para que votemos por el PRI y la regordeta siga viviendo del pueblo tal y como lo hace desde hace años de nuestras cuotas sindicales”, dijo un trabajador de la SESA.

Y es que de acuerdo con el personal que labora en esta institución, Blanca Águila se ha enriquecido a costa de las cuotas que cada quincena les quitan, logrando tener propiedades en lujosos fraccionamientos de la Ciudad de México y de Puebla, así como millones de pesos, automóviles de lujo, paradisiacas vacaciones y ropa costosa de los mejores diseñadores.

Según la versión de los trabajadores que pidieron el anonimato por temor a Blanca Águila, la dirigente del Sntsa incluso se ha ganado el mote de “Elba Esther Gordillo de Tlaxcala” por la manera en la que tramposamente, cada que hay cambio de dirigencia de este sindicato se impone a como dé lugar, ya sea engañando a la gente, amenazándola o haciendo fraude electoral.

Las acciones de Blanca Águila, sin duda, repercutirán en el no apoyo a Anabell Ávalos, ya que el personal de la SESA asegura que si bien gana elecciones internas sindicales por la manera en que las controla, cuando se trata de procesos electorales constitucionales, la gente de esta institución vota libremente y rechaza su imposición, en este caso por la candidata marianista.