Los menores de edad, convivieron con los restos de su familia mutilada durante 3 días. Dos pequeñitos se quedaron solos durante 3 días con los cuerpos de sus padres y de su hermano mayor, después de un brutal asesinato.

A Rachel “N” de 34 años, a su hijo de 14 y a su novio Michael “N”, los encontraron atados con el cuello degollado en la casa familiar. Se presentaron nuevas pruebas en el caso de los despiadados asesinatos, incluidas imágenes de la cámara corporal de policías que llegaron a la horrible escena del homicidio.

La joven Rachel, madre de 3 hijos, fue encontrada boca abajo en el piso manchado de sangre, mientras su pequeño de 2 años estaba a su lado usando un pañal.

Su hija recién nacida, estaba amarrada a un columpio cercano y los investigadores, creen que los hermanitos se quedaron solos con los cuerpos durante 3 días.

Los desafortunados infantes estaban deshidratados y llorando pero no resultaron heridos; las escalofriantes imágenes, se mostraron durante la audiencia preliminar de 3 de los 5 hombres acusados ​​en los asesinatos.

Los fiscales, escucharon una desgarradora llamada al 911 realizada por el padre de Kyrrus, Benjamín “N”, quien encontró a las víctimas después de dirigirse a la casa para ver cómo estaba su hijo