El polémico presidente municipal de San Pablo Apetatitlán, Eloy Reyes Juárez, volvió a chaquetear, busca acomodarse donde mejor le convenga para seguir viviendo del erario público.  

Resulta que en el 2016 ganó la presidencia municipal por el PRD, en ese tiempo se mostró agradecido con el instituto político y se comprometió a trabajar para dar resultados a los colores que representa, cosa que no cumplió.  

Pese a lo anterior y como es su estilo, el 2 de octubre fue captado en una reunión con la aspirante a la candidatura a la gubernatura por Morena, Dulce Silva, quien le ofreció el respaldo en caso de que fuera nominada. Sin embargo, solo se trató de un momento de calentura y de lambisconería. 

No contento con eso, el 29 de octubre hizo pública su adhesión a las filas del Partido del Trabajo, incluso le dieron la bienvenida, en ese tiempo supuestamente había cambiado de bandera por que en el PRD no le habían cumplido, pero al final terminó traicionando.  

Lo más descarado que ha hecho el presidente “Amoroso” es que la madrugada del 4 de abril lo captaron como porrista en el inicio de campaña de la candidata de la coalición “Unidos por Tlaxcala”, Anabell Ávalos Zempoalteca.  

No contentó con eso, trascendió que su primer regidor Carlos Figueroa habría sido el vinculo para que se reuniera con la morenista Lorena Cuéllar Cisneros, ya que su intención es comprometer su apoyo con todos y al último no cumplirle a nadie.  

Es lamentable el actuar del presidente municipal, habría que esperar a que empiece el mes de mayo para ver si se mantiene con Anabell o al final cambia de proyecto con miras a lograr beneficios personales que representen grandes ganancias.