Decenas de comerciantes marcharon por las principales calles de la ciudad capital para pedir un alto al presunto hostigamiento por parte de las autoridades municipales, estatales y federales.

Lo quejosos aseguran que son víctimas de amenazas para que accedan a la ejecución del proyecto federal, que contempla la demolición del actual centro de comercio y una nueva edificación. 

Armados con pancartas y lonas, expusieron “algunos de nuestros representantes han recibido llamadas telefónicas en las que son amenazados y les exigen que se acceda a la demolición”.

“Nos hablan a nuestros teléfonos y nos dicen que ya le bajemos de tonito a nuestras inconformidades, de lo contrario algo nos pasará”, expusieron durante su marcha. 

Finalmente lamentaron que la alcaldesa Mildred Vergara no asista a las reuniones que se han realizado, lo que interpretan como falta de compromiso y poco interés de la problemática por parte de la funcionaria municipal.