Pobladores del barrio de Poxtla, perteneciente al municipio de Tlaltelulco, comenzaron a organizarse para impedir que se realicen labores de sanitización en el municipio.

Desde hace varios días, comenzaron con rondines pues según los inconformes, temen que se emita alguna sustancia tóxica que pueda matar a la gente de La Magdalena.

Esto es el reflejo de que el presiente municipal Picapiedra, Rubén Pluma Morales, no ha hecho su labor para informar a los ciudadanos, sobre la importancia de la sanitización y que la sustancia no arroja ningún virus que afecte la vida de los ciudadanos.

Sin embargo, es de reconocerse que actualmente en ese municipio no hay autoridad, pues Pluma Morales anda ocupado en la campaña de su hija, la quiere hacer presidenta municipal y que los disturbios administrativos queden entre familia.