·         Gracias a la intervención de la Policía de Investigación, la víctima fue rescatada en un hotel de Zacatelco y no se realizó ningún pago.

 

En una acción coordinada por oficiales de la Policía de Investigación de la Fiscalía Especializada en Investigación del Delito de Secuestro (FECS)  adscritos a la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), se logró salvaguardar la integridad de una joven que fue víctima de extorsión telefónica. 

De acuerdo a la Carpeta de Investigación, la víctima recibió una llamada y de inmediato pidió a su madre la cantidad de mil pesos, para posteriormente salir de su domicilio ubicado en el municipio de Tenancingo con rumbo desconocido. 

Más tarde, la madre de la víctima recibió llamadas telefónicas provenientes del número 5616179098, en las que una persona del sexo masculino le exigió dinero en efectivo para liberar a su hija que supuestamente fue privada de su libertad. 

De inmediato, la víctima  interpuso la denuncia ante la FECS, quienes analizaron las circunstancias y descubrieron que se trataba de una extorsión telefónica, ya que los hechos coincidían con el modo de operar de estas personas. 

Asimismo, conocieron que el número que utilizaron para contactar a la madre de la joven proviene del Penal de Santa Martha Acatitla, ubicado en la Ciudad de México.

Con esta información, los investigadores realizaron un análisis de la información e implementaron un operativo de búsqueda y localización, logrando rescatar a la joven en perfectas condiciones de salud en un hotel ubicado en el municipio de Zacatelco.

Ahí, la víctima informó que salió de su domicilio para realizar un depósito bancario, ya que a través llamadas telefónicas un hombre le informó que su hermano se encontraba relacionado en un secuestro; sin embargo, la información era falsa. 

Es así como la Procuraduría de Tlaxcala exhorta a la población para que en caso de ser víctima de este delito, no proporcionen información personal, no realicen depósitos financieros y comuníquense con sus familiares de inmediato, además de denunciar a los números de emergencias 089 y 911 o directamente a la dependencia encargada de procurar justicia al 46 50500.