Decenas de locatarios del mercado municipal de Tlaxcala, "Emilio Sánchez Piedras" se niegan al proyecto de modernización de la zona comercial; están firmes y advierten que no permitirán la demolición. 

Armados con pancartas, se presentaron en una reunión informativa donde se presentaría el proyecto a ejecutar, entre consignas alertaron que decenas de familias se quedarían sin empleo. 

Además, argumentaron que la zona tiene una vida útil de más de 50 años y que las autoridades federales deben limitarse únicamente a dar un mantenimiento correctivo.

Los trabajadores del comercio ni siquiera quiso conocer el proyecto que iba a presentar la Secretaría de Desarrollo Urbano, Territorial y Urbano (Sedatu), del gobierno federal, que busca una ubicación igualitario de todos las locales, cuya inversión es de 111 millones 294 mil 998 pesos.