Luego de que la Auditoría Superior de la Federación (ASF), revisara el Fondo de Aportaciones para la Norma Educativa y Gasto Operativo (FONE), encontró que hubo diversas irregularidades en el pago a personal que se encontraba prácticamente como aviador dentro de la dependencia encargada de la Educación Pública en el Estado, ascendiendo a poco más de 25.8 millones de pesos el probable daño patrimonial en el que habría incurrido el gobierno del estado para pagarle a sus cuates.

El total de los recursos que destina la federación para el pago de salarios del personal de la Secretaría de Educación Pública del Estado (SEPE), asciende a 5 mil 572.4 millones de pesos, de los que se auditó el 98 por ciento que corresponde a 5 ml 463.5 millones de pesos, encontrando anomalías por 25.8 millones de pesos por pago a personal que presuntamente no trabajaba y sólo cobraba.

Los funcionarios del gobierno local no tuvieron reparo en que alguien siguiera cobrando el dinero correspondiente a 20 personas que murieron en el ejercicio fiscal 2019, dinero que significa un daño patrimonial y que se presume que algún operador político del Partido Revolucionario Institucional (PRI), podría incluso seguir recibiendo.

En total la ASF identificó que fueron 582 pagos no correspondería o que significa un daño a la hacienda del estado, siendo 562 los aviadores ya descontando los fallecidos que para el gobierno del estado siguen cobrando su salario.

Es así que el organismo auditor exhibió a las autoridades locales sobre el supuesto mal uso de millones de pesos que podrían estar destinados a los cuates y a los operadores que buscarán que sigan gobernando los mismo para que las canonjías como ser aviadores continúen por otro periodo, en este caso de 6 años.