El pasado lunes 15 de febrero se registró un accidente sobre la carretera federal Tlaxcala-San Martín Texmelucan, a la altura de Tezoquipan, en el percance se vieron involucradas dos unidades particulares; ante el hecho fue necesario solicitar el servicio de arrastre, por lo que acudió “Grúas Acapulco”. 

Una camioneta CR-V y un vehículo tipo Vento fueron trasladados por la empresa antes referida a las inmediaciones de la comandancia; cabe agregar que la acción se concretó bajo el consentimiento de la Policía Municipal de Panotla, pese a que la empresa carecer de una concesión federal. 

El denunciante, José Pablo N., y dueño de la camioneta CR-V, explicó que, al llegar a la comandancia, también arribó Grúas Tlaxcala toda vez que cuentan con los permisos federales necesarios para este tipo servicios. 

No obstante, en ese momento las dos Grúas Acapulco huyeron del sitio con ambos vehículos en su plataforma tras notar la presencia de la otra empresa y lo hicieron bajo el resguardo de patrullas de esa misma demarcación. 

El vehículo Vento fue abandonado en un camino de terracería, cerca de una ranchería, mientras que la CR-V no apareció y por ello el propietario acusó de robo a Grúas Acapulco, acto hecho con apoyo de la Policía Municipal. 

Según el quejoso José Pablo, advirtió que procederá en contra de la propietaria de la empresa Grúas Acapulco, Lidia Zambrano Cervantes, pues no cuenta con los permisos autorizados por la Secretaria de Comunicaciones y Transportes para arrastre, salvamento y depósito de vehículos.