La pandemia no fue obstáculo para que un grupo de artesanos organizará una pequeña presentación de carnaval en el centro del municipio de Papalotla. 
Ante la mirada de poca gente, danzantes vestidos con plumas, capas, polainas y mascaras salieron a marchar y bailar por un tiempo breve en las inmediaciones de la región sureña. 

Incluso en la zona donde se concentraron fue colocada cinta de precaución, a los espectadores se les aplicó gel antibacterial y se otorgaron cubrebocas para evitar contagios de la nueva enfermedad. 

Los organizadores que se hacen llamar, “Grupos de Artesanos de Artículos para Carnaval”, lamentaron que la pandemia haya congelado la realización de la fiesta de carnaval. 

Sin embargo, dejaron en claro que esta activad cada año deja una derrama económica importante y que detrás de cada artesano, hay ciento de personas que trabajan para llevar el sustento a sus familias. 

Luego de dicho acto de baile, hicieron un llamado a la población para que no dejen de utilizar cubrebocas, “a lo lejos ya se avizora una esperanza que logrará erradicar este mal”.