En el estado de Tlaxcala el Órgano de Fiscalización Superior del Estado ha detectado presunta malversación de recursos públicos no comprobados en ayuntamientos y otros entes fiscables. 

Pese a la existencia de la información y señalamientos de funcionarios, así como de ex funcionarios, alcaldes y uno que otro diputado, la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción, simplemente no da resultados, prácticamente es un cero a la izquierda. 

Según lo más reciente que informó el fiscal Pedro Sánchez Ortega, la institución que representa ha recibido 460 denuncias, pero de todo el listado, solo dos han sido judicializadas, dejando lo demás a la deriva. 

Habría que analizar desde cuando fue conformada la fiscalía y a la fecha que resultados ha dado, porque al parecer al interior de esa institución todos mandan, pero nadie hace nada. 

Este inicio de semana y para justificar que, si están trabajando, la fiscalía emitió un boletín para informar que obtuvo la vinculación a proceso en contra de un ex servidor público, por su probable responsabilidad en el delito de peculado, previsto en el artículo 165 del Código Penal para el Estado Libre y Soberano de Tlaxcala. 

En las instalaciones de los Juzgados de Control del Distrito Judicial de Guridi y Alcocer, se llevó a cabo la audiencia en que fue vinculado a proceso un ex servidor público –cuyos datos se omiten por presunción de inocencia-, quien presuntamente distrajo de su objeto recursos públicos.