Simpatizantes de Provida se manifestaron en contra de los diputados que votaron a favor de legalizar los matrimonios igualitarios en el estado de Tlaxcala el pasado 8 de diciembre.  

Y es que aprobaron reformas al Código Civil que permite los matrimonios entre personas del mismo sexo. En la plenaria las bancadas de Morena, PT, PRD y las representaciones del PRI, MC y Panal, se inclinaron a favor de la modificación de los artículos 39, 42 y 46 del Código Civil para el estado. 

En el posicionamiento el diputado Omar Milton López Avendaño expuso que el dictamen que se aprobó, se hace referencia al deber de reconocer y proteger los derechos de personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales, mencionando el derecho fundamental que consagra la constitución federal para que toda persona goce de los mismos derechos y garantías en las mismas condiciones de igualdad y se pone énfasis al señalar la discriminación de que son objeto las personas pertenecientes a la comunidad LGBTI. 

Sin embargo, en el mismo dictamen a favor de un matrimonio entre personas del mismo sexo, los legisladores omitieron realizar un ejercicio más amplio y profundo sobre este tema, pues dejaron  de observar diversos aspectos sobre los efectos que produce el matrimonio, que son de tres tipos: Entre consortes, en relación a los hijos y en relación a los bienes. 

“Para el caso que nos ocupa, llama la atención que en el dictamen para reconocer a los matrimonios igualitarios, se dejó de observar el efecto que el matrimonio produce con relación a los hijos, pues es a través de la celebración de este contrato como se les atribuye la calidad de hijos a quienes hubieren nacido en el seno del mismo, así como para legitimar los hijos habidos fuera del matrimonio mediante el subsecuente enlace de los padres. El reconocimiento de un hijo, implica deberes como el de otorgarles alimentos, los cuales implican entre otros, el brindarles educación, vivienda, atención médica, sano esparcimiento, atención socioafectiva, etc”.  

Aunado a ello, para arribar a un dictamen de esta naturaleza, el Legislativo estatal dejó de observar la importancia de generar un parlamento abierto donde todas las voces y todos los actores involucrados en el tema, pudieran expresar sus puntos de vista; pero además, se omitió realizar un estudio más objetivo donde se consideraran los aspectos biológicos, psicológicos, jurídicos y culturales así como los deberes que conllevan la celebración de un contrato matrimonial, con relación a los hijos que formen parte de esta nueva familia. 

“Con el dictamen de referencia, se escucharon a las minorías, soslayando el deber de escuchar a las mayorías; pero lo que es más grave: se dejó de observar el deber de atender al interés superior del menor y la protección del derecho a la primera infancia; cosa que es grave pues mostró a un legislativo que no quiso o no pudo proteger al menor, pese a que por mandato constitucional desde junio de 2019, en nuestra carta magna estatal, se encuentra reconocido el interés superior del menor y la protección a la primera infancia”. 

Por ello en esa rueda de prensa los diputados López Avendaño y Luz Vera Díaz, hicieron un llamado a la sociedad a involucrarse en los foros y espacios de análisis “que crearemos a efecto de, que en una etapa prelegislativa, podamos allegarnos de toda aquella información que nos permita emitir una nueva legislación que considere aspectos relevantes del derecho de familia como lo es el matrimonio, patria potestad”.