La coordinadora de servicios médicos del Hospital General del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) en Tlaxcala, Nerina Campis Pérez, interpuso una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) por acoso laboral y personal, así como violación a sus derechos laborales.

 

Señaló que el acoso es por parte de la directora del Hospital General del ISSSTE, María del Carmen Cruz Angulo, el subdirecotr Juan Manuel Moctezuma Báez y el coordinador de recursos humanos, Cesar Noé Huerta Guzmán, quienes la han amenazado con despedirla de manera injustificada, además de darle malos tratos durante su labor, estos personajes son instruidos por el subdirector administrativo, Abraham Landeta Leyva, el cual no tiene el perfil para desempeñar dicho cargo.

 

Campis Pérez explicó que en el momento en que llegó la nueva administración al Hospital General, los antes citado realizaron movimientos de personal por conveniencia propia, acosando a quienes desempeñaban un puesto de confianza y despidiendo a otros que incluso estaban en proceso de recuperación por Covid.

 

“La mayoría de los que han despedido tienen  una denuncia por despido injustificado, compañeros que han estado en incapacidad y se atreven a pedir la renuncia, cuando están en proceso de recuperación por Covid-19”, lamentó.

 

Campis Pérez sostuvo que desde que comenzó la pandemia, el desempeño de todo el personal médico ha sido agotador, pues sus jornadas son más largas y con mucha carga de trabajo; por lo que lamentó que además de eso, tengan que sufrir malos tratos por parte de sus superiores.

 

Refirió que al menos cinco personas ya han sido despedidas, varias de manera injustificada, o algunos renunciaron por no contar con las condiciones laborales adecuadas por parte de sus superiores, como el subdirector de servicios médicos, la jefa de enfermeras, los coordinadores de urgencias, de pediatría, de medicina interna, de auxiliares radiodiagnóstico, entre otros.

 

Por lo anterior, solicitó la intervención de la CNDH para poner un alto total al acoso laboral y que se garanticen sus derechos laborales, al tiempo que solicitó un llamado de atención a las autoridades a quienes denuncia, para que se conduzcan con ética y sin pretender satisfacer sus necesidades personales a través de un puesto.