Desde que fue declarada la emergencia sanitaria por autoridades estatales para contener la propagación del nuevo coronavirus, las instituciones educativas en el estado de Tlaxcala cerraron sus puertas, sin embargo, esta medida fue aprovechada por la delincuencia para apoderarse de los materiales que han servido para la educación de los estudiantes.  

Desde computadoras, proyectores, pantallas y materiales didácticos, han sido los objetos de mayor demanda para los amantes de lo ajeno. 

De acuerdo a información proporcionada por la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), solo se han denunciado 57 atracos, la mayor parte de ellos registrados en la región norte del estado. 

Es decir, en la región norte se iniciaron 30 indagatorias, once de ellas en Apizaco, once más en Huamantla, cinco en Tlaxco y tres en Calpulalpan. 

Mientras que en la región sur son un total de 27 carpetas de investigación, de las cuales doce se ubicaron en el municipio de Tlaxcala, cuatro en el municipio de Zacatelco, cuatro más en Nativitas, tres en San Pablo del Monte, dos en Chiautempan, una en Contla de Juan Cuamatzi, y una también en Ixtacuixtla.