Cinco hechos sangrientos han ocurrido en Tlaxcala en las últimas horas de este enigmático 11 de septiembre, lo que ha teñido de rojo diversas partes del segundo estado más seguro del país según la moderna gobernanza.

Un campesino fue asesinado por arma de fuego, mientras que dos osamentas fueron halladas en Huamantla, otro hombre fue encontrado en una barranca a la altura de Atexcatzingo y una mujer se suicidó en Calpulalpan.

Hechos que se registran a días de que el estado pasara del semáforo epidemiológico color naranja al verde, por lo que en la nueva normalidad comienzan a registrarse nuevamente homicidios dolosos.

Ha sido desde el inicio de la actual administración que se incrementaron notablemente los homicidios dolosos.