Mientras la contingencia provocada por la pandemia de Covid-19, lograba disminuir el número de homicidios dolosos y hacer el trabajo de las autoridades, la cifra correspondiente al robo a casa habitación, se incrementó considerablemente en los meses en los que la cuarentena mermó los puestos laborales en la entidad.

De acuerdo con los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), sólo en los meses de mayo, junio y julio, se denunciaron ante la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) un total de 103 casos oficialmente, cifra que equivale a un 86 por ciento del total de delitos de esta índole del ejercicio 2019.

Tan sólo entre mayo, junio y julio, se tienen dos casos más que los 10 meses anteriores juntos, lo que estarían reflejando que la precariedad económica, pudo ser un factor determinante para que se incrementara de esta manera el robo a casa habitación.

Esto a pesar de que la pandemia complicó el hecho de que los afectados, pudieran acudir a realizar la denuncia correspondiente, por lo que la realidad de los números, podría ser exponencialmente más alta.

Muestra de ello es que las cifras económicas para el segundo trimestre del año, reflejan que se perdieron 3 mil empleos formales y si se considera que el sector formal es del 30 por ciento, los informales sumarían al menos 7 mil 500 si se toma en cuenta la proporción porcentual.